domingo, 9 de abril de 2017

EL CLAMOR DE LAS AGUJAS

EL clamor de las agujas
frenéticamente en la sala,
aguijonean las pieles desnudas.
Penetran en los huesos,
las células más íntimas.
Chupan la savia adormecida y
escupen las materias muertas.

Agujas de hielo, hábiles
dedos que descansan
en cada cuerpo,
en cada brazo extendido,
temprana mañana.

Me sonríe una enfermera
mientras clava la inyección
sobre mi vientre hinchado.
Un minuto de inspiración
y ya está dentro de mi ser
atrapando la sangre.

Otro minuto de expiración
y la aguja sale disparada
como un pequeño cohete.

Aquella mañana en el bar
la camarera me prepara
un bocadillo de calamares.

De "El latido de la Vida", Parnass 2016






lunes, 13 de marzo de 2017

Utopía Markets poesía

El próximo sábado 18 de marzo recitaré poemas de mi último libro El latido de la vida en el espacio multicultural Utopía Markets poesía, a partir de las 13h junto a otros grandes poetas. Una experiencia inolvidable.


domingo, 22 de enero de 2017

SI LAS HADAS ESCRIBIERAN MIS VERSOS




Me pesa el corazón,
músculo de primavera.
El alma frágil me pesa,
hirviendo de recuerdos.
Sombras vacías,
sombras muertas
reverberan en el polvo.

Hasta aquí he llegado,
hoy, una nueva fecha,
un calendario colgado
de la sonrisa de un ángel.
Por fin llegué,
a tus pies de hada recurrente.
Bosque invisible y certero.
Voz de mis ojos.

Me orientarás en mis días,
con mapas de sueños.
Y amarrarás tus manos
al mástil de mi vientre.
De un soplo esparcirás
miles de lágrimas
en un desierto de invierno.

Dime: ¿te quedarás conmigo?
-Sólo hasta el amanecer rojo.
Porque otras almas me requieren,
otros dioses penitentes
me invitan a sus casas
y me entregan sus palabras-.

Si las hadas pudieran
escribir mis versos,
¿no languidecería el viento
cuando el sol las abraza?

Si caminaran a mi lado,
¿no viajaría en un susurro
a otros planetas extraños?
  
Quiero vivir impertérrita,
bajo la bruma de las hadas.
Soñar entre tormentas,
deseos fastuosos de miel.
Acariciar la piel del océano,
derretida con el viento.
Quiero atravesar el horizonte
y devolver la luz
a tantos ciegos solitarios.

Seré invisible lluvia,
inundando la tierra.
El último ser renacido
de las llamas, del otoño,
y del pasto de los duendes.

Si las hadas escribieran
mis largos versos,
fulgurantes estrellas
atraparían tu alma.
Si tú estuvieras presente
junto a mi lecho bendito,
para entregarme la vida
a borbotones...
y girarme la pena hasta
la siguiente esquina,
yo encendería el semáforo rojo,
atravesaría el océano
que te detiene
para fundirme en un soplo,
con tu cuerpo desnudo.

Si las hadas escribieran
mis tristes versos,
rogaría tu perdón infinito.
Llamaría a tu puerta
y me quedaría pegada
a tu alfombra de verano.

Si las hadas contaran
mi lánguida historia,
te diría que hasta
el final de mis días,
serás el aire que me habita,
y el silencio que respiro. 

Poema inédito