martes, 7 de febrero de 2012

BAR DE MEDIANOCHE


Noche de jazz enloquecida,
rota por la voz del trompetista.
Te permití a mi lado
una sonrisa de invierno.

Te marchaste.
Me dejaste herida y turbia,
con miles de recuerdos
rodando en las esquinas
de un bar de medianoche.

No paraba de sonar
aquella melodía de Bonnie Raitt:
I can´t make love me!

Mis brazos, conjura de fuego,
resbalaban entre el humo
y el piano huérfano.

De repente
sólo me confudieron
tus besos nómadas,
espadas palpitantes
de lenguas rotas,
ceguera de tres minutos.

Micaela

De "No dejes de Ser LLuvia"
Imagen: Marc chagall "Lovers over Saint Paul"

8 comentarios:

Janeth dijo...

Hermoso poema un poco triste por la nostalgia de un amor pasajero, mas con la pasion que le imprime tu espiritu

Aurora dijo...

"Una sonrisa de invierno", preciosa imágen.
Hay amores q duran un suspiro y se recuerdan siempre.
Un fuerte abrazo poeta.

Mª Ángeles Cantalapiedra dijo...

delicioso, niña

Estrella Altair dijo...

Me gusta el poema y el cuadro más..

una delicia

Un beso

angélica beatriz dijo...

Excelente poema, querida Micaela!

Al leer tus letras, se me llena el alma del sentimieno que tuvo esa mujer aquella noche...

Un beso grande!

Ismael Pérez de Pedro dijo...

hermoso poema, me encantó lo de besos nómadas, un saludo

Poetiza dijo...

Hola amiga, bello leerte. Besos, cuidate.

Myriam dijo...

Excelente elección de imágen para ese baile a media noche.

Un beso