domingo, 6 de marzo de 2016

CUIDANDO A LOS DEMÁS

Hoy ha venido a verme una joven pelirroja con tendencias suicidas. Me ha dado una enorme pena porque tiene mucha vida por delante. Ha sufrido recientemente un accidente de tráfico y esto le ha provocado secuelas en el cráneo, aunque yo pienso que tiene un poco de depresión. Se quería marchar a París y empezar una nueva vida. Barcelona le empezaba a agobiar.

En mi lectura de cartas he visto buenos augurios y así mismo se lo he confirmado; pero veo que su destino se puede ver truncado por su propia naturaleza enfermiza. Ojalá no le suceda nada, me sentiría culpable.

Soy como el enfermero que cuida las heridas de los convalecientes de guerra. Sólo que éstas son invisibles y se cuelan con fuerza en el alma.

Mis gatos me han arañado esta noche sin quererlo. Tenían miedo. Alguien ha entrado en el piso de enfrente y ha robado al vecino. Serían las 6 de la mañana más o menos cuando escuché un ruido infernal de voces. Estaba la Guardia Urbana y los Mossos…Me asomé por la mirilla de la puerta y vi a dos tíos vestidos de negro que huían como rayos. Creo que se habían escapado antes de que llegaran.

De repente me ha entrado un pánico atroz. Barcelona ya no es una ciudad tan segura como hace unos años; pero no me puedo marchar de aquí tan fácilmente. Mi madre vive aún y empieza a estar delicada. Padece de reuma y artritis. Hay días que no se puede casi mover. Enviudó hace dos años y quiere seguir viviendo en su piso de Poble Sec, donde tiene a sus vecinos y amigos.

La verdad es que siempre hay algo que nos ata. O nuestros padres, o los hijos, amigos, novios o un trabajo. Acaba siendo muy difícil sentirse libre del todo completamente.

Me entusiasma mi trabajo porque puedo ayudar a los demás. Me siento realizado a pesar de sufrir por mi madre. Precisamente a ella no la puedo ayudar. Es tremendamente testaruda e independiente. Siempre ha llevado la voz cantante en casa y mi padre la seguía al fin del mundo si era necesario.

Quería que fuese médico y cuando le dije que me dedicaría al Tarot, por poco me echa a los perros. Nunca se alegró de que me fuera bien, aunque siempre la traté con respeto y cariño.

Marga me dijo el otro día que me iba a abandonar. Llevábamos más de cinco años viéndonos sin ningún compromiso. Me dejó frío. Tal vez me costó encajar esta noticia yo que estaba acostumbrado a escuchar tantas historias parecidas de amores rotos. Me explicó que necesitaba una relación estable y conmigo nunca sería posible. Me deseó la mejor suerte del mundo.

De El abrazo de los girasoles, Parnass, 2014





  

4 comentarios:

Alfa Fon-Amor dijo...

Lo mejor es elegir que ser,que no nos impongan un destino,abrazo.

MAR dijo...

Fueron hartos años.
Ojala todo sea para mejor aunque al principio uno no entienda nada.
Cariños
mar

Myriam dijo...

OHHHH! ¡espero la continuación,
me has dejado con la miel en los labios!

Quería agradecerte tu felicitación en casa, Micaela,
estoy muy feliz de tener una nueva nieta.

Besos grandes

Ismael Pérez de Pedro dijo...

Es un fragmento muy vivo y realista, a mi modo de ver. Muchas veces la peor huída es quedarse en un sitio. Un abrazo Miky, ojalá me recupere un poco de todo y pronto me anime a ir a algún acto y nos vemos. Salud. Feliz día.