lunes, 5 de julio de 2010

EL ÚLTIMO CANTO


Quirófano de operaciones.
Cuatro doctores te abren las pieles
mientras las enfermeras
corren alrededor de tu cuerpo
con gasas, oxígeno y sangre.

No te quieres ir…
Quieres seguir respirando
el sol y las flores
como un hermoso incendio
en la manzana de Nueva York.

Te seduce el olor de los nardos,
el mar abierto de Cantabria
y esa lluvia que arrecia los cristales.

Tu corazón se debilita…
No pueden hacer nada por salvarte.

Tu alma ha volado junto al pájaro
de la vieja esquina, para cantar
su último alegato.

Micaela

8 comentarios:

El Drac dijo...

Triste, pero lindo poema. Lo único cierto es que cuando morimos de 18 a 21 gramos se esfuman de nuestro cuerpo y se cree que podría ser el alma, por allí se teje la hipótesis de que el alma al salir de nuestro cuerpo se hacen muchas partículas que van a unirse a otras de otros cuerpos, para volver a nacer nuevamente portando partículas de éste y de aquellos. En todo caso "son cosas del Orinoco que tú no sabes ni yo tampoco". Un beso

Myriam dijo...

Amén, en la luz, como el canto del pájaro.

José Antonio Fernández dijo...

Como una despedida, como la última despedida. La última strofa me ha gustado mucho.
Un abrazo.

Estrella Altair dijo...

Que sensible... se va... fue... es en aquellos que lo amaron..

Pervive ahora con este poema

Un beso

Mª Ángeles Cantalapiedra dijo...

en la tristeza también hay muchisima belleza... precioso

Janeth dijo...

Asi tal cual es como siempre me imagine la vuelta al Padre, como un dulce vuelo de un pajaro...lindo poema Micaela, tus letras como siempre llenas de sentimiento y emocion...

Ursula dijo...

Micaela...

en tus versos... perdura el recuerdo... como en el temblor de la rama, el canto del pájaro!!
un poema hermoso y lleno de ternura!!

precioso!!

hermosos días amiga querida!
gracias por tus palabras en mis letras!!!

beso!!!

Marisol dijo...

Después de leer esta triste entrada tuya me pregunto si cuando uno está en coma irreversible, el alma sigue dentro del cuerpo o si se va de paseo por allí. Escribo esto porque tengo una amiga que se encuentra en esta situación y después de haberte leído he tenido que pensar en ella.
Te dejo un cordial saludo.