viernes, 7 de noviembre de 2008


UNA flor, una sonrisa,
un dulce amanecer.
Sólo un minuto de vida
para devolverte
y devolverme
el intenso placer
de la existencia.
Quiero cubrir mi cabeza
con tu sueño.
Velar tus labios
envueltos de lluvia.
Agasajarte
en miles de besos.
Desnudarme plácida
y abrazarte
en una inmensa nube
de cálida nieve.
Respirar cada día
tu presencia única.
Y nadar para siempre
en el fragante océano
que me devora.


Alodia


Imagen: Jerome Lorente, Corsica (France) "Golfe du Valinco"

6 comentarios:

santiago dijo...

mi querida alodia, soy el primero en recoger tus letras, me encataron y como siempre es un placer leerte

Felipe Sérvulo dijo...

Excelente. De lo mejorcito que circula por la "internete".
Abrazos mil, querida amiga.

Leo dijo...

Suelo venir a leer tus poemas. Siempre tienes una visión especial de las cosas. La nieve y la lluvia regresan a menudo a tus versos, sin embargo siempre hay flores y un cálido toque sensual que invita a seguir leyendo.

Un beso niña.

Fugaz dijo...

Queremos mantener la esencia y la presencia de aquello que nos llena y satisface. Esta forma tuya de reunir las letras y formar este poema es simplemente hermoso.

Fugaz dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Fugaz dijo...

Quise dejar el comentario en otra entrada y me confundí, yo borré el anterior.

Aprovecho este para desearte un feliz fin de semana!